viernes, 14 de enero de 2011

INVERNAL ESPOLÓN DE LOS FRANCESES.


Por fin, el Xuacu y yo pudimos entrarle a el "Espolón de los franceses" (Peña Vieja) en auténticas condiciones invernales. La verdad, es que lo pasamos muy muy bien, con una jornada larga y muy completita.
Comenzamos la jornada en arenas de cabrales a las 7:00 de la mañana, cogiendo un todoterreno que mi "cuñao" Jose nos dejó, y con paciencia nos fuimos para Aliva, llegando a las 8:00 mas o menos.
A las 9:40 mas o menos, comenzamos a escalar después del corto pateo y organizar el tema, el comienzo fué alentador, ya que la nieve situada en la base de la pared y algunos largos estaba muy bien, lo cual, facilitaría las cosas para la travesía después de los gendarmes y el resto de la arista, o eso creíamos



Los largos de roca estaban muy bien, aunque tenian algo de nieve y hielo, no fué problema resultando mas entretenidos, sobre todo con la bota.
Lo mas complicado y expuesto antes de comenzar la canal, fué la travesía de los gendarmes, la cual, tenia una capa de hielo muy fina con nieve blanda debajo, es decir, a patinar!!!, por supuesto, en mixto. Ahí está el Xuacu que se lo curró metiendo algún pitón y saliendo como pudo, pero salió. Teniendo en cuenta que la reunión que asegura esta travesía no es muy buena que digamos, y la travesía no tiene seguros AL LIO!!! y cuidadín, que la ostia es....
Después, vinieron las sorpresas, ya que una vez finalizado los gendarmes empezamos la zona mas entretenida y esperada, el hielo y el mixto. Comenzamos a cruzar alguna pala de nieve que nos depositaría en la canal, la cual tenía mucha nieve. La sorpresa fué que la nieve estaba bastante precaria, ya que eran capas de viento y muy inestables, siendo bastante verticales en mucho momentos pero..... hay que salir!!!.
Tras canales y varios mixtos muy muy delicados difíciles de asegurar, llegamos a la parte final de la arista, con un buen horario, creo que las 16:30 h, contabilizando 7 horas 45 minutos de escalada y a escasos 30-40 minutos de la cima, pero ahí vendría lo peor.
Tras observar la última parte,vimos que el "hielo" estaba muy precario, siendo placas de viento, que en cuanto las tocas se van!, lo cual fué un problema, sobre todo porque la cosa se ponía muy tiesa y todo se caía. Tras meditar, decidimos vivaquear con la esperanza de que helase y poder hacerlo mas seguro al dia siguiente.

Hicimos una cueva de hielo, no muy cómoda, pero protegía del viento. Tras toda una noche sin dormir, unas 12 horas interminables en la cueva y sin ningún tipo de material de vivac ni comida, es decir, a pelo!!!, con temperaturas entre 6 - 8º bajo cero, amanecimos bastante agobiados y con ganas de salir de una p. vez. Eso si, lo bueno de poder escalar con buenos amigos y profesionales, es que ante cualquier imprevisto, no hay problema a la hora de reaccionar y pasar el momento, ya que aunque no dormimos nada de nada, nos reimos un buen rato.
La sorpresa fué que el hielo seguía igual, ya que durante la noche, aunque bajaron mucho las temperaturas, hizo viento, es decir, seguían las placas de viento y verglas muy muy delicadas, que se van una vez las tocas, y tu con ellas, a escasos metros de la cima se ponía muy precario, facil pero peligroso, justo en una travesía expuesta a una gran caída y sin poder asegurarte (especialmente sin equipo de burilar y sin posibilidad de poder pitonar "bien"), ya que ese tramo se hace casi caminando en condiciones "normales" llegando asía a la cima principal, pero por eso de ser tan fácil no hay seguros.

La verdad, es que cuesta decidir algo, cuando en cuestión de 30 minutos puedes hacer cima en la parte mas facil de la vía, pero esta está impracticable y peligrosa, ya que no es cuestión de nivel, sino de buena o mala suerteee!!!, además ya teníamos la experiencia de pasos realizados previamente donde un fallo del terreno ......., además en estas situaciones es cuando recuerdas la cantidad de veces que has pasado por allí casi caminando, guiando en "zapatillas" y riendote de las anécdotas de la escalada con la persona que te acompaña, que diferencia!!.

Al final, y tras hablarlo durante mucho tiempo y aunque nos jodiese, decidimos optar por la via mas egoista pero segura, ya que aunque no estuviésemos en la misma cima, la escalada estaba ya practicamente finalizada y el unico problema, era bajarse. Optamos por llamar a el 112, el cual nos envió a protección Civil de Cantabria, y en escasos cinto minutos nos evacuaron de manera muy segura y educada, Chapoo!.

El mayor consuelo, fué que estos nos comentaron que optamos por la mejor opción, es decir, la mas sensata teniendo en cuenta que habíamos escalado practicamente toda la ruta y lo mas complicado, y que por escasos metros que no van a ningún lado (para nosotros en esos momentos, aunque joda!) pudo suceder un accidente grave, tanto para ellos en el rescate como para nosotros por las consecuencias, ya que la cosa estaba muy muy precaria.

Por esto, quiero destacar el trabajo y eficazia de Protección civil de Cantabria y del GREIM de Potes que también se molestaron e interesaron, dandonos la enhorabuena por la escalada y la decisión. GRACIASSSSS!!

1 comentario:

  1. narci@mixmail.com6 de julio de 2011, 13:55

    En Enero de 1991 hice esta gran invernal con Carlos Miranda: 4:30 horas para escalar desde la base hasta el colladín entre los Gendarmes Gemelos; 1 hora más para salir bajo la Torre Roja... y 12 horas para las aristas hasta la cima. Allí, en medio de la niebla y la tormenta, 5 horas abrazados en un hoyo en la nieve y descenso al amanecer hasta el Teleférico. Tengo muy buenos recuerdos, pero ahora me quedo con las conversaciones por radio con Mariano: notros desde la pared o la cima; él desde Cabaña Verónica. ¡¡Fantástico y entrañable tipo al que las montañas, seguro, echan de menos!!
    Escrbí un artículo sobre esta escalada que se publico en la REvista Peñalara.
    Nunca he entendido como esta invernal no tiene más "prestigio" entre los alpinistas hispanos. No es fácil y, fundamentalmente, tiene pocas posibilidades de vuelta a atrás, es decir, que se trata de una escalada con gran compromiso... algo alejado de las modas actuales.
    ¡Enhorabuena por vuestra escalada!!... y gracias por hacerme remomoral aquellas hermosas 27 horas que nos costó subir y bajar de la montaña. "¡¡La cima de Camtabría!!", como nos gritaba por la radio Mariano una y otra vez.

    ResponderEliminar