viernes, 28 de febrero de 2014

Primer descenso de la Riega Blanca, de nuevo un lugar de "cuento"



Aprovechando que aun no "puedo" salir a pinchar hielo, no porque no haya condiciones claro... y ante un nuevo frente que entra en la Cordillera que dejará mucha agua como puedo estar comprobando ahora mientras escribo todo esto... el tiempo no está ni para salir a roca, el boulder llega a cansar un poco de estar encerrado en una sala, con lo que ayer me reuní  con Eduardo Díaz,   para de nuevo salir al monte cargaos con un poco de todo, muchas ganas e ilusión de ir a mirar una riega de esas que desde hace años tienes en mente de al menos ir y ver lo que hay y que por diferentes razones no se dá para ir. Independientemente de encontrar algo bonito o al menos desde el punto de vista barranquista, lo que seguro sabíamos era que encontraríamos de nuevo un lugar salvaje, bonito y con un desnivel importante, asi que poco mas se puede pedir. Ya que el título del post desvela donde fuimos, aclarar que el motivo de poner un "primer" descenso es tan solo informativo y a causa de no haber encontrado rastros de un descenso previo.



El destino era la sierra de Portudera (Cabrales) en la vertiente que desemboca al Cares y donde hay varias riegas que desaguan casi todo el agua del monte a modo de pequeñas surgencias y  afluentes de sus principales riegas, la Riega Blanca y la Dehesa. A ésta aventura también nos acompañó Chili, el cual nos hizo el grandisimo favor de acercarnos hasta la majada de Valfríu, con lo que formó parte del descenso aunque no nos pudo acompañar, ya que el trabajo de hacer quesu y producir leche ocupa mas tiempo de lo que la gente piensa, y en ese oficio, no existen los días libres.
El día amaneció muy feo, pero contando  con la previsión de una de las páginas que desde hace ya años consulto para mi trabajo, la cual decía que a eso del medio día el tiempo mejoraba, cosa que los locales no se creían ya que pintaba feo de narices, pusimos rumbo hacia la majada de Tordín entre orbayu y niebla cerrada, lo que hacen las ganas de no estar el día entero en casa y si en el monte y donde Chili seguro estaba esperando una llamada de abandono, pero al monte se va con o sin sol. Llegamos a Tordín en un cómodo y bonito  paseo para poner rumbo hacia los montes de Obesón, donde en una de sus riegas, concretamente la que desagua las praderías de Portudera, llamada Riega blanca, estaba nuestro objetivo para acabar unos kilómetros mas abajo en el Saltu Caleyu, ojo, no la riega Miñances que es otra que está mas a la izquierda.... y de ahí, al Cares en unos 3 kilómetros aproximados de rio para un desnivel de unos 900 metros, pero contando con que el último kilómetro de río es prácticamente llano, asi que había números y condiciones para encontrar algún salto importante.
Como siempre digo en éste tipo de días, lo importante era descubrir a modo personal otro lugar mas, en especial en zonas donde has caminado mucho y tan sólo te falta por conocer rincones como éste. Comenzamos  la riega, con "bastante" agua corriendo donde  en pocos metros nos encontramos pronto con el primer resalte de unos 18 metros en una primera parte bastante abierta y con zonas de caminar entre bloques hasta llegar a un tramo con varios resaltes y rápeles que darían paso a la zona mas espectacular del rio, justo en su unión con otro afluente importante, no sabemos si es una riega paralela o una surgencia. Allí  encontramos  un bonito tramo muy muy encajado y formado, donde a mi parecer, está la parte mas comprometida del río en caso de ir con caudal alto, ojo!! ya que hay un rápel de unos 20 metros muy encajonado que nos puede dar un disgusto.
Tras la espectacular parte encajonada, da paso a una zona abierta con varios rápeles de entre 8 y 25  metros para llegar a una zona donde en un momento ves el rio en casa dios, con perdón...  y un gran salto o mas bien desnivel hasta el fondo del valle. Se trata de una gran rampa algo tumbada y muy muy patinosa, de no se.... unos 150 - 200 metros que acaba en unos resaltes mas verticales. No sabría definir muy bien como es, ya que es una zona tan caótica como bonita y peculiar. La rampa la forman varias cascadas y toboganes con "cómodos reposos" y muchos naturales para rapelar.
Tras la impresionante o mejor dicho, peculiar tramo de rio, llegamos casi al fondo del valle dónde en un bonito tramo de bosque con unos musgos y árboles muy bonitos, encontraremos varias cascadas muy estéticas y dónde en ciertos tramos, se puede hacer la progresión por fuera del río, ya que es mucho mas cómoda. Tras unos cuantos resaltes y destrepes, llegamos a la última cascada del rio, ya muy cerca del camino que sube a Vierru y donde la Riega Blanca se junta con la Dehesa unos metros mas abajo, ésta cascada de unos 15 metros es muy bonita.
Tras llegar al camino, decidimos seguir por el cauce del río aunque estuvimos tentados a bajar caminando. Tras un tramo completamente llano, muy abierto pero también muy bonito, llegamos de nuevo a una zona encajada que da paso al Saltu Caleyu en el final del gran salto de 90 metros. Personalmente y es algo que tengo claro que nunca haré, no me gusta la idea de rapelar ésta bonita cascada, símbolo de los Cabraliegos y que para muchos de la zona, es un lugar especial y seguro el rincón mas bonito de Cabrales. El rapelar este tipo de saltos, completamente cubiertos de musgos y toba, hace que muchos que bajan corriendo, pegando saltos y destapinando todo lo que se encuentran, destrozan lugares tan bonitos como éste, al igual que sucede también en Aguasaliú (el cual yo he descendido alguna vez, pero personalmente me arrepiento). Personalmente, creo que hay lugares que hay que dejar tal cual los vemos y están, afortunadamente a día de hoy el Saltu Caleyu esta recubierto de musgos aunque ya me tocó hace tiempo pasar por allí con clientes y ver la cascada entera destapinada, una pena....
Tras parar a ver el saltu, comer antes unos mejillones con esencias de musgos que sabían a gloria.... continuamos por el cauce del rio hasta el otro rápel que tiene este pequeño tramo, el cual no hicimos ya que era tarde y había ganas de llegar al bar.
Todas las fotos que están en el post, son de Mi compañero Eduardo Díaz tal cual salieron de la cámara. Muchos lugares fueron difíciles de fotografiar a causa del agua (ya que la cámara no es acuática) y porque existen lugares tan bonitos que  no son fotografiables. De nuevo tuvimos la suerte de encontrar un lugar muy bonito, salvaje y el que sea un primer descenso, apertura, y demás es lo de menos... tan sólo hago el matiz para que haya información. Sin duda y fuera de números y demás datos con los que a veces describimos los barrancos, seguro es uno de los barrancos mas bonitos y completos de Cabrales y seguro volveremos!
Desde el punto de vista técnico, decir que tan sólo fué necesario colocar tres chapas, el resto de rápeles los hicimos desde naturales, muchos de ellos han quedado con cordino, y otros no gracias al no roce, rapelamos directamente de los árboles. En general, la riega está formada de cuarcitas, cono lo que patina mucho, aunque también encontraremos calizas como por ejemplo en su comienzo. Para repetirlo, pues aconsejo llevar de todo y ojo si vamos con caudal alto, o días de tormenta ya que la cuarcita es muy traicionera, y cuando un barranco se abre en condiciones normales, las cabeceras pueden cambiar en condiciones de mucha agua. Repetir que hay un rápel en la zona encajonada que nos puede dar una sorpresa si vamos con el caudal alto. En cuanto a la cuerda, con dos de 50 es suficiente. En algún tramo montamos pasamanos recuperables de árbol a árbol sin dejar cordino, asi que ojo!!
Por último y como siempre, fué un gran día, de esos que prestan ya que sales de casa lloviendo y logras hacer una bonita actividad al sol. La compañía como siempre lo mejor! y presta salir al monte con gente como Eduardo ya que se aprende mucho, que no todo son números y además de un gran fotógrafo, un gran montañeru!.















4 comentarios:

  1. La actividad se ve bonita, al igual que el paisaje. Como ando pez en esto de barrancos, no cacto la dificultad, que tiene. Eso si, me da un friooo. Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mon! a mi me gustan los barrancos tan solo por los paisajes y mas en este tipo de lugares donde ves cosas alucinantes si te gusta la naturaleza, es raro que repita barrancos a no ser que sea trabajo o los clasicos de Picos y tan solo me motiva explorar e ir donde no ha ido nadie o no hay información. La dificultad de los barrancos esta en el agua, los barrancos verticales son sencillos, rapelar y rapelar, eso si, patinan jejejeje.... los acuaticos exigen conocimientos de aguas vivas, y ahi es donde puede haber serios problemas, en Asturias de estos hay pocos... a mi los de aguas vivas me encantan ya que lo tienes que currar y echarle huevos a veces.....
      Por otro lado, ahora es mi alternativa ante el mal tiempo y el invierno ademas de la espeleo, ya que aunque me muero de ganas, aun no puedo darle al invierno por causas varias jejejeje
      Un abrazu!

      Eliminar
  2. Enhorabuena Victor !!! Una maravilla de sitio. Que gran curro os pegais con estas aperturas, pero la recompensa lo merez en estos lugares remotos de nuestros picos. Un abrazu fiera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Carlos! la recompensa son unos lugares alucinantes, y ya por eso merece la pena meterse unas buenas jupas que te dejan al dia siguiente off jejeje. Somos unos afortunados al tener tantas cosas cerca de casa aun por visitar y descubrir, algo que personalmente siempre me motivó mucho y eso que hay días donde acabas como un xabalí pero tmb presta. Pero sin duda lo mejor de ayer fué, salir de casa lloviendo y aun asi salir al monte y por suerte, ver como pudimos disfrutar de un día wapo de sol y verde!. Ahh tu no te quedas cortu con eso de visitar lugares remotos de Picos ;)

      Eliminar