lunes, 29 de diciembre de 2014

Canal "La Maza el Reyu", otro "primer descenso" en Onis, con mucha historia "pastoril"


De nuevo estamos en casa, el oriente de Asturias. Hace semanas ya que aquí no se ve el sol, y aunque estamos en tiempo de ello, al menos podría dar alguna tregua, tregua que por fin llegó este pasado jueves y viernes, con lo que había que aprovecharla, no vaya a ser que de nuevo se tuerza y tengamos que seguir de casa al tablon, y del tablon a casa. Como suele pasar después de varios días sin llover, las paredes largas están mojadas y"perder" un día espectacular de sol en hacer deportiva no me motivaba mucho en contra de poder salir al monte y agotar las horas de luz para volver a casa., mas aun cuando tienes cosas pendientes por hacer.
Al fin pude reunirme con Eduardo Díaz (del cual son todas las fotos que acompañan el articulo)  tras ya unas cuantas semanas o mas bien diría meses sin salir juntos al monte. Salir con Eduardo es ya signo de explorar algo, o simplemente pasar un día largo en el monte en lugares donde habitualmente no va "nadie". Muchos de ellos a día de hoy solitarios ante senderistas o escaladores, pero que sin embargo hace años eran muy frecuentados por pastores locales que bien utilizaban como lugar de paso o simplemente, para rescatar animales que se "engarmaban" en la peña., menudos huev.... que tenían.
En esta ocasión, de nuevo volvimos al Valle del Casaño en el concejo de Onis, para visitar una de las zonas mas salvajes y de difícil acceso que podamos encontrar en la media montaña Asturiana, junto para mi con el Dobra. Hace ya unos meses, junto a Rio, con el cual y hace muchos años ya habíamos descendido el barranco del Texu y los Reguerones, además de visitar el Hoyu la madre en varias ocasiones.....  abrimos juntos uno de los barrancos mas raros, peculiares y espectaculares que nunca haya descendido, "La Huerta de los Castrones" que cae desde Peña Ruana a el final de la canal de Picho, con un desnivel salvaje entre grandes paredes muy encajonadas, el cual para rematar, se encuentra colgado en una zona, que no sabría describir de lo rara que es. De todas las visitas y habiendo salido del valle por varios sitios diferentes, destacaré siempre lo díficil y largo que es salir de allí, difícil no en cuestión técnica, sino orientarse y abrirse camino entre una selva cerrada donde un mapa poco nos puede ayudar.
Esta apertura (La huerta los castrones) la habíamos planeado durante mucho tiempo, aunque tras hablar con pastores locales, en especial con Tito Rojo que nos ha ayudado mucho en ambas exploraciones, pensábamos que se trataba de la canal de la "Maza el Reyu". Tras ver fotos e ir varias veces al Collau Lincos a observar la zona, zona que incluso dentro de ella es dificil de entender y predecir, nos dimos cuenta de que era una canal diferente, ésta sin nombre y que decidimos bautizar como la "Huerta los Castrones" debido a una "huerta" situada en el final de la canal y donde era habitual entrar a desengarmar ganau, creo que mi padre llegó a entrar allí por ese motivo. El día de la apertura desvelamos todas las dudas y vimos que eran dos canales diferentes e independientes, que parten eso si, prácticamente desde el mismo punto de la cima.
Con toda esta información y haber estado ya en la cabecera de la canal de la "Maza el Reyu", decidimos "atacar" e intentar de nuevo algo que parecía aún virgen, aunque hay que destacar que en torno a esta canal hay mucha historia/as de pastores locales, las cuales en el resumen final daré mi opinión y punto de vista, menudos fenómenos!. En esta ocasión, fuímos Eduardo y yo solos cargados con lo de siempre y con muchas ganas de ver que había ahí dentro, seguro que un lugar salvaje y raro como el solo.
Aunque no tan temprano como queríamos desde un principio, partimos hacia el Cantón del Texeu, parando antes claro en casa de Tito Rojo para informar de lo que íbamos a hacer, y de paso pues oye, alguien sabe a donde vamos y quien mejor que la gente que paso muchos años de su vida por allí. Tras llegar al Cantón a eso de las 10:15h , ultimo vistazo al material y pusimos rumbo a pié hacia Vega Espines donde "usaríamos" el "Horcau el Texo" para descender hacia la canal del Texu y de ahí, comenzar el ascenso de la Xerra el Matadoriu en busca de la cabecera y comienzo de la canal la Maza el Reyu. En total y a un ritmo tranquilo y como no, sacando alguna foto, poco mas de hora y media de caminata.
Tras dar un par de vueltas alrededor de la cabecera y elegir por donde le entrariamos a la canal, nos equipamos y comenzamos así el "primer descenso" de la Maza del Reyu. El comienzo de la canal está como no, vallado para evitar que el ganau no caiga allí. La canal comienza con rampas herbosas muy verticales sin ver claro donde y como acaban. Pienso que se podrían bajar sin cuerda aunque arriesgando mucho y sin ver mas allá de 50 metros debido a la verticalidad y encajonamiento de la canal. El terreno estaba muy mojado y la hierba deslizaba como el jabón,  con lo que para evitar sustos y ya que seguro mas abajo tendríamos que usarla, pusimos cuerda y en 3 rápales de unos 35-40 metros entramos en la parte mas vertical, encajonada y angosta de la canal. Una pena que las fotos no reflejen la verticalidad real de la misma.
Tras la entrada y recorriendo aproximadamente 1/3 de la canal, llegamos a la altura de la entrada encajonada de la "Huerta de los Castrones", ésta situada a nuestra izquierda orografica y mucho mas alta. Aquí las rampas de hierba se transforman en rampas rocosas donde corría un hilo de agua procedente de varias surgencias que nos encontramos y donde se veía muy difícil o expuesto bajar sin cuerda, ya que una de las tiradas aunque con repisas entre medias, alcanzó los 70 metros de rápel que daba fin al 2/3 de la canal dejándonos en un balcón con la canal de Picho ya debajo y donde la verticalidad era ya absoluta entre grandes paredes y canales que hacían de afluente a el Reyu, sin duda una locura de paisaje y lugar, que ninguna regla seguro es capaz de explicar, o sin mas, aquí la geología fué demasiado caprichosa.
Tras recorrer ya 2/3 de la canal, donde en muy pocos lugares fuimos a pié y donde no pusimos cuerda, destrepamos rampas muy patinosas.... llegamos a la última parte que parecía, por donde algún pastor según cuenta la leyenda, entró en ella y la recorrió hasta su mitad sin poder seguir. Las leyendas son leyendas y no hay porqué no creerlas. Lo cierto es que quizás por otra canal se pueda intentar acceder a la Maza el Reyu, cosa que también veo difícil, aunque sin conocer pues no se puede hablar. Lo difícil es pensar como se podría subir sin cuerda los últimos dos rápeles de 60 metros verticales que unen la canal del Reyu con la de Picho y donde incluso rapelando te resbalas. Así fué el final, dos rápeles muy bonitos, verticales y sobre un bonito balcón encajonado que nos dejaban en la canal de Picho un poco mas arriba que la salida de la "Huerta los Castrones" y bastante elevados sobre el rio Casaño.
Tras llegar a la Canal de Picho, esta con agua.... eran ya las 16:00h y nos quedaban dos horas de luz. Comimos algo, guardamos material y comenzamos la segunda parte de la actividad, salir del Casaño. Como bien apunté en el comienzo del relato y tras haber estado allí ya unas cuantas veces, es muy importante conocer la zona y varias salidas de la misma, antes de plantearnos cualquier actividad larga allí, mas aún si vamos con peso. Salir del entorno del Hoyu la madre, o peor aún, de la canal de Picho y alrededores de noche y sin conocer, lo veo tan difícil como peligroso, ya que es muy fácil "engarmarse" y por allí todo resbala mucho. Por ello, es muy aconsejable disponer de al menos 2-3 horas de luz para dedicarlas al retorno sea cual sea nuestra dirección.
Nosotros y aprovechando que Eduardo conoce como "nadie" que no se pastor local claro, la canal de Picho, optamos por remontarla para salir por la Muesca de Picho. Nos llevó mas o menos una hora donde hay que moverse para buscar las zonas mas cómodas y debido a las condiciones del terreno y fecha, resbalaba mucho. Tras llegar arriba y poco mas altos que la cabecera de la entrada a la canal de la "Maza el Reyu", ya solo nos quedaba descender la cuesta o Xerra Matadoriu para de nuevo pasar por la canal del texu y de ahí a vega Espines, desde donde en un cómodo y al fin en tramos llano paseo, llegaríamos de nuevo al Cantón del Texeu ya de noche, no recuerdo muy bien la hora, pero sobre las 18:30 - 19:00 h. 
Cansados y con frio, bajamos hacia Bobia de Abaju para ver a Tito Rojo &  familia y contarles como fue el día, que todo había salido bien, además de lo que nos encontramos por "allí dentro". Otro día seguro pasamos a enseñarles fotos ya que zonas como estas, forman parte de sus vidas como pastores y muchas de ellas, con historias y leyendas donde muchos pastores arriesgaban sus vidas, por sacar una cabra o vaca de sitios así, menudo valor y mérito. Con material y conocimientos técnicos, pues muchísimo mas sencillo.
No se si la vida, o el estar de practicar deportes donde todo el día te cuelgas de una cuerda, la seguridad la pones o eliges tu en muchos de los casos adaptándola a tu nivel, o simplemente que salimos al monte de manera totalmente diferente a como antaño o incluso a día de hoy los pastores salen, hace que sea difícil creer muchas de las historias que escuchas a cerca de lugares tan difíciles de recorrer como pueda ser la canal de la "Maza el Reyu". Quizás la necesidad que hoy en día no tenemos de mirar por una cabra, vaca u oveja por ejemplo, como si fuese lo único que tenemos, les hacía arriesgar su vida con tal de conservarla, ya que con ella alimentaría a su familia, y por ello a nosotros nos sea dificil entender o creer. No es en el primer lugar que entro o voy, donde antes ya habían entrado pastores aunque sea para cortar un árbol, y donde "uno" necesita cuerdas y material para acceder, la explicación es sencilla, la diferencia de vida y habilidad, la cual nunca llegaremos a alcanzar a no ser que retrocedamos 60 años y nos criemos allí arriba. 
Aunque me cuesta creer que alguien haya entrado y recorrido esta canal sin cuerda, hay que respetar la historia y que muchos ya no están vivos para poder contarla. Aunque siempre digo que es lo de menos ya que lo importante es la satisfacción personal y que "uno" ha estado allí y ha disfrutado del lugar, este primer descenso quedará entre comillas, como muchos otros primeros descensos donde es muy difícil tener la certeza de si alguien lo habría echo antes, debido a lo que antes pastores y locales eran capaces de hacer por un trozo de leña, un cacho de carne o sin mas, encontrar agua o refugio.
Como datos técnicos del descenso y por si alguien que lea este relato se anima a intentarlo, decir que ha quedado equipado con material de exploración, es decir, que se aconseja llevar burilador y clavos por si acaso. Muchos anclajes ha sido naturales con lo que cordinos de repuesto también vendrían bien. No recuerdo cuantos rápeles hicimos, creo que al rededor de 6, el resto destrepamos..... El mayor de 70 metros, aunque por lo general todos eran largos (50 - 70). En cuanto a datos, la canal tiene un desnivel aproximado de 400 metros en unos 300 de recorrido, eso lo explica todo.

Como siempre y ya que hacia tiempo no salíamos al monte juntos, lo mejor sin duda la compañía. Decir que aunque no hayan participado en primera persona en el descenso, tanto Tito Rojo, su padre, y muchos otros que nos han dado mucha información han formado parte del mismo, ya que una buena planificación de las cosas hace que éstas salgan bien, esta claro se consigue gracias a la mejor de las informaciones, como no pude ser otra que la de pastores que han vivido allí y recorrido esas zonas detrás del ganau y sobreviviendo a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario