viernes, 6 de mayo de 2016

Vuelta por los mundos perdidos del Cares!! (Primera parte) Sedu canal del Molino, Canal de los Medianos, Monte Llué y El Jobo.

De vuelta a los mundos perdidos del Cares!

Quién diría que la que quizás sea la ruta mas transitada y visitada del país, sea una gran desconocida para todos aquellos que la visitan. A los ojos de todos los turistas y montañeros que recorren la senda del Cares, se esconden rincones y caminos alucinantes, que pastores locales de antaño dibujaron en sus labores cotidianas"garmeando" detrás de cabras por sus verticales laderas. Hoy en día, tan sólo "cuatro locos" tienen la inquietud de recorrer y descifrar alguno de estos caminos escondidos a la masificación de la Garganta del Cares.
No se cuantas veces habré visitado la garganta del Cares, principalmente como guía. Desde hace años y aunque son muchos los rincones, paredes y sedos en los que no dejo de pararme unos minutos con los prismáticos para hacerme mis "paranioas" en la cabeza, tuve siempre la curiosidad de saber algo a cerca de un camino, que el gran Bernardo dibujó sobre pendientes laderas herbosas y resaltes rocosos que unen  la canal del Sabugu con  Estorez, e incluso parecía tener continuación por terreno ya muy vertical y expuesto, hacia la Cualadrona y Dureyu.

Hacía ya demasiadas semanas que no compartía un día de monte adrenalínico con Eduardo Díaz, sin duda el mejor compañero que "uno" puede tener para esta clase de aventuras. Juntos, ya habíamos estado mirando dicha zona en una de nuestras visitas a los mundos perdidos del Cares, creo recordar el día que volvíamos de "Sedalis".

Sin duda era uno de los lugares que teníamos en mente de intentar conocer, y casualidades de la vida, ese día tropezamos en Arenas de Cabrales al gran Bernardo y mi tio Tino el de Culiembru. Ambos nos contaron algo a cerca de la zona aunque es muy complicado sacar información a Bernardo, mi tio Tino es mas hablador aunque no le hace gracia que andemos por esos sitios, por preocupación claro.... En una de las pocas cosas que Bernardo nos dijo tanto de ese camino como de otro en el Juracau la Verde que también le preguntamos, finalizó con "tener cuidau que eso ye muy malu".

Si lo dice Bernardo miedo da, ya que estamos hablando de uno de los pastores mas hábiles de la historia de Picos de Europa, por no decir el mas grande recorriendo garmas y creando sedos por lugares casi imposibles de recorrer y sin cuerda.....
De casualidad, un día "navegando" por la red, encuentro un articulo a cerca de dos grandes montañeros que recorrieron dicho camino, desde la canal del Sabugo al Jorucáu, Flipante.... sin dudarlo le mandé la referencia a Eduardo. Solo recuerdo que lo saqué como no de "Foro picos" y su autor era Andoni. Tan sólo hubo que cuadrar un día libre de ambos, con buen tiempo para ir a conocerlo ya que tras ver fotos y descripciones, la cosa prometía.

El objetivo principal como bien apunto, era el de pasar desde la canal del Sabugo a Estorez, y de ésta a la Cualadrona  para después bajar por las armaduras de Castiellu a Dureyu, y de aquí a Poncebos. Como llegar a la canal del Sabugo era lo que nos quedaba por dibujar.

Lo normal es bajar de la senda del Cares (a la altura de la Viña) al rio para cruzarlo. Lógicamente en estas fechas tiene mucho caudal y no se puede cruzar (sin mojarse entero claro). Por otro lado, nos apetecía  intentar un recorrido largo y original, con lo que de la mano de Eduardo que siempre tiene ideas muy brillantes y en ocasiones algo "locas", decidimos acceder a la canal del Sabugu desde el Monte Llué por el "Jobo", tras cruzar  la canal de los medianos desde el Pandu Culiembru.
El día se presentaba muy interesante, largo y emocionante. Son muchos los lugares increíbles que visitamos y mas aún las historias que hay detrás de todos ellos. Sería injusto relatar esta salida en un solo "post", donde por abreviar seguro tendría que dejar fuera fotos y muchas anétdotas muy interesantes. Por ello, trataré de resumirlo lo mejor posible en dos "post", el primer éste en el tramo que comprende desde Poncebos a monte Llué.

Sin madrugar mucho, salimos de Poncebos a eso de las 10:30h. Una mochila pequeña, algo de agua,  comida y como no, cámara en mano pusimos rumbo hacia Culiembru. Ya en el aparcamiento de la senda del Cares,  Eduardo me comenta la posibilidad de acceder a la senda del Cares por un camino muy diferente que llega a la misma a la altura de la canal del Saigu. Se trata de un sedu con mayusculas que nace del propio río justo donde la senda de abajo acaba. Sedu que une el río con la canal del Molino y los restos de una bonita cabaña situado en el paré conocido también como "el Molino", justo debajo de lo que era el antiguo "espejismo" donde entre otros, nuestro paisanu Octavio Hortal Rivero vendía refrescos. A día de hoy aún no sabemos con exactitud el nombre del sedo, pese a hablar con vecinos de Bulnes y Camarmeña. Guillermina me comentó, que la cabaña era de sus tios y que conocía el sedu, pero no recordaba su nombre.
Tras finalizar la senda de abajo, destrepamos unos metros al río Cares para pasar por una especie de cueva formada por un gran bloque y la pared del margen izquierdo orográfico del rio. Tras éste, nos encontraremos con otro arco formado por una antigua "colada" para poco a poco ir ascendiendo por terreno no muy difícil, que caprichosa es la naturaleza!!

De repente, vemos a lo lejos a una persona que parecía estar "engarmada" y que reclamaba nuestra atención. Se trataba de un montañero Holandés, no recuerdo su nombre,  una pena.... Nos comenta que estaba intentando acceder por allí a la senda del Cares pero que el camino acababa y que era muy peligroso, no conocia la zona y llevaba un mapa de Picos 1:75.000, con lo que poco iba a ver.

Hablamos con el, y le explicamos que era posible subir mediante un sedo, pero que era terreno muy malo y peligroso. Eduardo ya  conocía el Sedo con lo que en mi labor de traductor, le expliqué un poco lo que Eduardo opinaba a cerca del camino y su dificultad.
Tras unos minutos, el montañero Holandés nos comenta que le haría ilusión seguirnos e intentar el Sedo. Nosotros algo sorprendidos le insistimos en que no nos haríamos responsables de nada, ya que ni nosotros mismos estábamos seguros, pero estaba claro le ayudaríamos, aunque a la mínima duda le aconsejamos dar la vuelta ya que si a veces es difícil subir, bajar lo es aún mas.

Comenzamos a subir ya por terreno mas vertical donde las manos acompañan en tramos puntuales a los pies apoyados en la roca. Poco a poco el sedo va cogiendo ambiente y por sorpresa, nuestro nuevo compañero va casi tan rápido como nosotros, increíble ya que se me olvidó apuntar, que tiene 74 años.
Llegamos a la parte clave del Sedo, ya casi en el paré el Molino. Desde una especie de Hombro donde el camino parece desaparecer, hay que bajar unos metros para encontrar un pasadizo chulísimo donde la vegetación oculta una importante caída. Es una repisa muy estrecha donde por suerte hay ramas y pequeños árboles donde agarrarnos con seguridad, pero insisto, no te caigas....

Tras unos metros de mucha atención y calma, llegamos al paré el Molino donde nuestro compañero Holandés nos dió una gran lección, aunque a veces sin conocer a la gente vale mas prevenir que lamentar... increíble el paisanu como caminaba y trepaba, ojalá lleguemos así a sus años.
Tras parar a ver los restos de la cabaña del Molino y su grabado ya del 27, subimos a la senda del Cares ya por terreno mucho mas sencillo. Decir que a día de hoy tan sólo se ve una pequeña parte de la cabaña. Tuve el placer de ver una foro antigua con la cabaña en pié, y era alucinante... de las mas bonitas e impresionantes construcciones de este tipo que he visto.
Nuestro compañero Holandés estaba flipando y la verdad prestó que nos acompañase. Muy agradecido empezó a contarnos historias de su vida. Al parecer fue un escalador muy bueno que tuvo que retirarse por un accidente muy grabe tras una gran caída con múltiples fracturas. Lo gracioso fue que su mujer no sabía nada de lo que ese día iba a hacer ni a donde ir, ya que según nos comentó, le tenia el monte prohibido.... se "descojonaba" el tio mientras nos lo contaba....
Nos despedimos de nuestro amigo para continuar la senda del cares hacia Culiembru. Sin perder mucho tiempo ya que el día se preveía largo y con demasiadas incógnitas, comenzamos a bajar al río en dirección al Pandu Culiembru y su majada la Quintana donde empezaría nuestro siguiente objetivo, la canal de los Medianos.
Siempre que visitamos el Pandu Culiembru y su majada la Quintana, nos acordamos de la historia de "Tito" y la segadora, que tio.... este día la hierba ya estaba tan alta y bonita que nos hicimos a la idea del motivo de subir una segadora, aun así.... que duros eran!!
Una parada a beber en la fuente y poco a poco empezamos a subir hacia la canal de los Medianos disfrutando de un día y vistas inmejorables. con el Cuetu Agudo reinando sobre Caín
El comienzo de la canal de los Medianos es bastante evidente. Cogiendo como referencia el Cantu los Agudos, tenemos que ir subiendo por los pedreros y pequeñas campas de hierba situadas a su derecha, terreno de momento cómodo y no muy difícil.
Unos metros de subida y rápidamente ganamos una especie de Hombro donde de nuevo mas vistas son espectaculares. Los Cabritos, Jultayu y Cabeza Llambria con la vertical canal de Sollambriu. Detrás el mirador mas bonito de Picos, la vega de Ariu.
Poco a poco se va notando la altura que vamos ganando y la canal de los Medianos va tomando forma y verticalidad, prueba de ello es la panorámica de la Quintana donde no hacía muchos minutos que habíamos estado.
Ya en los pies del Cantu los Agudos, subiremos una canal muy evidente situada a la derecha. Vertical pero sin dificultad alguna, llegamos a su final en forma de un pequeño collado donde el vacío y la típica brisa que adelanta una importante caída nos abre paso a un terreno muy vertical y donde ya nos obligaría a usar las manos.
Desde el pequeño collado, tendremos que trepar hacia la derecha por una especie de espolón rocoso de muy buena roca hasta encontrar la famosa llambria del barreno, Debajo, una importante caída de sabe dios cuantos metros hacia el rio Cares.
El paso del barreno, se puede hacer por el o subiendo un poco mas por la derecha para luego hacer un destrepe delicado por encima de la llambria del barreno y hacia la izquierda, un fallo significaría caer por una canal herbosa muy vertical que desagua al vacio del Cares. Tocaba concentrarse e ir tranquilo. Por otro lado, las vistas y el ambiente eran alucinantes, con Culiembru como fondo de un vacío por momentos estremecedor, 

Tras el paso del barreno, viene un tramo de sube y baja sobre resaltes de hierba y roca. Poco a poco vamos ganando terreno mas sencillo en dirección a monte Llué. Aún así había que seguir muy atento tanto a los pasos, como a encontrar el caminos menos difícil o expuesto.
Ultimos destrepes y estamos en Monte Llué. De nuevo las vistas son espectaculares, desde la majada de Ostón hasta todo el desfiladero del Cares y su confluencia con el Duje, donde entre otros reina el Ariscu Sonllanu.
Parada obligada a fotos y observar quien sabe futuros proyectos, donde todo apunta que el monte las muyeres será una de nuestras siguientes incursiones, antes hay que hablar con mi tío Tino, gran conocedor de la zona. Por otro lado, recorrimos de nuevo con la vista, tanto la canal de Llamero, como el Llambrial de la estaca y los Arandanales.... gratos recuerdos!!
Monte Llue y su majada, es sin duda un lugar mágico y especial. Aquí pasó muchos años mi abuela Leoncia y sus hermanas, también la familia Mier.  Mis bisabuelos Ramón y Virginia (hermana del gran Victor Martinez) tuvieron la desgracia de perder en este mismo lugar a una hija fruto de un cruel asesinato, se llamaba Eloina  que a penas había cumplido la mayoría de edad.
Tras visitar cabaña por cabaña y unas cuantas fotos, comenzamos a bajar hacia el Jobo, camino que no conocíamos. Si subirlo es a veces complicado por aquello de encontrar el camino, bajarlo lo sería aún mas por las referencias que teníamos.

 De nuevo, una bonita vista en este caso de Cuetu Corral y el Ariscu Sonllanu reinando sobre el Duje.
Aquí acaba la primera parte de esta bonita aventura que en compañía de Eduardo Díaz hicimos la semana pasada. Sin duda esta parte resultó muy bonita y espectacular, sin embargo la que viene, lo es mas aún.... ya que nos adentraremos en territorio de Bernardo y sus Armaduras.

Como adelanto, desde Llué bajamos por el Jobo al Farfau, para continuar por Treslloru hasta el Llanu la Sota a los pies de la canal de Estorez, y mediante el paso del "Gavitu" acceder por terreno de aventura a la Cualadrona y de ahí, bajar por las armaduras de Castiellu a Dureyu, donde ya por  terreno mucho mas fácil y cómodo llegaríamos a Poncebos, punto inicial de la ruta en aproximadamente 8 horas de caminata es trepadas sin ir tampoco muy rápido, ya que nosotros otra cosa no, pero tiempo para fotos.....

En breves la segunda parte!! y también, otra aventura en tierras Bulnesas donde al fin conocimos la temida "Travesina".

4 comentarios:

  1. Que buena Victor !!! Llevaba tiempu sin entrar al tu blog y menuda ruta os cascasteis !!! Ese sedo y Canal del Molino me la apunto de todas todas, no tenia ni idea de la existencia de ese paso. Presta encontrar info de estos lugares por la red. Vémonos Collaciu !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaaa, pues si tio....un rutón en conjunto ya que me imagino leiste las dos entradas. Los mundos de Bernardo son espectaculares y peculiares jejeje. Este recorrido es de los mas guapos que hice, y tiene armaduras de flipar!!!! Un saludu compañeru!!

      Eliminar
  2. Si oh !!! Leí los 2 cachos y más de una vez, jejej. Flipante el armau de la "Cuchella del Jobo" y el seu del Jobo, vaya bien que se conservan los armaos allá !!! El Pasu del Gavitu lo tengo pendiente, pero eso ya es como un V+ de la época de Udaondo, jejej.

    El sábado estuve haciendo a cachos unos tramos del viejo sendero de la Electra de Viesgo (desde Poncebos a Culiembro que me faltaben, ahora ya tengo echo todos los tramos de la vieja senda de esti tramo), ahora falta (lo dificil), realizar los tramos que todavia pueden hacerse de culiembro a Caín (todos imposible, por derrumbe o por dir por dentro del canal), aunque de Cabrerizas a Trea lu hice, falta fichar alguno por la zona de Cerezales ... y luego un dia, cronómetro en mano, echar números de lo que llevaba a un "extraterrestre de aquellos años" hacer la travesia completa. Vaya paisanos/as los que se movian por estas tierras compañeru !!!

    PD: A deleitanos con más de estas, fiera !!! Un abrazu

    ResponderEliminar
  3. guapa vitorin! en el sedu el jobo encontre una sonda antigua de nieve; que historia tendra? jejej

    ResponderEliminar