lunes, 9 de mayo de 2016

Vuelta por los mundos perdidos del Cares (segunda parte). Camino de Treslloru, El gavitu y armaduras de Castiellu.

Segunda parte de nuestra alucinante aventura sobre la garganta del Cares. Continuando el post anterior, estamos en la majada de monte Llué donde tanto la familia Mier como los Martinez... vivieron muchos años de trabajo y supervivencia donde la adaptación al terreno hizo que lograsen salir adelante y crear todo lo que crearon.

Desde la majada de Llué, el siguiente objetivo era la majada del Jobo. Sin conocer el camino y tras dar un par de vueltas estudiando el terreno, no nos quedó otra que recurrir a las cabras aunque suene algo raro. Sin verlo muy claro ya que la vegetación ya está alta y tapa las escasas marcas de camino, decidimos acercarnos hacia un rebaño de cabras que estaba cerca de la majada. Éstas y como es lógico ya que no creo que vean a muchos animales de dos patas por allí a diario, comenzaron a bajar dirección al Jobo a medida que nos acercábamos a ellas.
Aunque suene gracioso, como buenos guías poco a poco nos fueron guiando por terreno no muy claro (si no lo conoces y bajando) hasta las armaduras de la salida de la majada del Jobo hacia Llué. Increíble como en su día abrieron camino por aquí, y al igual que en otros pasos de mas abajo, el como subían pesos de todo tipo por esos sedos donde nosotros alguna que otra mano tuvimos que apoyar. No me imagino ver a alguien subir con un "Vexigu" lleno de agua desde el Farfau, que era a lo que principalmente bajaban.

(Un bexigu es una especie de mochila o bolsa estanca fabricada con el cuero de los animales, principalmente la piel de las cabras. Tras quitar la piel la secaban y curaban con ceniza. Tras curarlo, le daban  la vuelta fabricando una mochila estanca para poder transportar líquidos. Por la parte del cuello era donde cargaban el líquido, como si fuese el vocal de una botella, y para trasportarlo, ataban las patas para hacerlo con forma de bandolera y así llevarlo mejor)
De la majada del Jobo, las cabras continuaron guiando nuestro camino hasta terreno ya mas evidente entrando en la canal del Sabugu. El farfao ya estaba a la vista al igual que la entrada del siguiente objetivo.

Una vez en la canal del Sabugu, sólo teníamos que descender hacia en farfau en busca de un camino que saldría en el margen derecho de la canal según se baja. Un pequeño rastro en el pedrero nos guía fácilmente a la entrada del camino de Treslloru.
Nuestro primer objetivo era comunicar mediante el camin de Treslloru la canal del Sabugo con la de Estorez hasta llegar al llanu la Sota ya al pié de Estorez.

El camín de Treslloru alterna tramos muy aéreos, con laderas inclinadas de hierba donde hay que ir bien tranquilo y con pies de plomo, ya que en ciertos tramos un tras pié puede traer nefastas consecuencias. Lo bueno es que la hierba agarra bien y al menos tiene consistencia. Lo peor fué que ya estamos en primavera avanzada y las víboras ya se dejan ver. Eso de echar la mano al tapín....
Ademas del buen día que tuvimos en cuanto al tiempo, ya que además de sol corría una brisa muy refrescante, tuvimos suerte ya que encontramos varias surgencias en el camino donde poder reponer agua, una justo antes de uno de los pasos claves del camino. Sin estas fuentes, la actividad sin duda hubiese sido mas dura.
Si hay una referencia clara de este camino, es una super armadura que Bernardo construyó, yo aún me pregunto como.... a base de barrenos y palos de madera, menudo ingeniero!.

Esta armadura, al parecer es eventual en función a lo que antaño Bernardo necesitaba ya que al parecer la quitaba y la ponía. Sin duda es uno de los pasos claves para poder completar la travesía. Sin ella se ve muy complicado pasar aunque seguro Bernardo pasó.... pero el esta echo de otra pasta!
Aunque la armadura se veía resistente, daba su rollo pasar por ella. Quizás estamos mal acostumbrados al disponer de tanta seguridad y material hoy en día en cualquiera de nuestras prácticas de escalada. Aunque se veía fuerte, pasamos casi levitando ya que por debajo hay un importante vacio.
Tras la armadura que te deja en una pequeña repisa, viene otro regalo inesperado. Una especie de canal muy vertical con muy buena roca y agarres, y vacío claro... para los escaladores, sería un III de escalada donde no es posible fallar. Lo mas importante pese a la buena roca, es tantear y estudiar cada canto que se utilice. Nosotros lo pasamos como los indios!
Tras la trepada, haremos una travesía continuando la misa dirección hasta llegar ya a terreno mas sencillo y poco a poco al Llanu la Sota donde de nuevo encontramos agua que nos vino de lujo. El ambiente sobre el Cares brutal!.
Desde el Llanu la Sota, tenemos una bonita y perfecta panorámica de la canal del Molino y su cabaña, además del sedo. Por allí habíamos pasado a la mañana en compañía del inesperado amigo Holandés.
Cruzamos la canal de Estorez y comienzan tramos que alternan camino sencillo con cortos resaltes o pequeñas armaduras donde de nuevo el terreno se pone muy vertical y con caídas importantes al río Cares.
Tras unos metros no muy complicados, llegamos a un corto muro que se puede subir por varios sitios, ya que además de buena roca, tiene muy buenos agarres y debajo una gran repisa que ayuda a la cabeza a escalar con traquilidad. Salimos de la trepada a un caos de roca previo al que sin duda es el paso clave de la travesía entre Estorez y la Cualadrona, "El Gavitu".
Seguramente muchos han visto desde la senda del cares a la altura de la canal del Saigu unos trapos colgando el otro lado del rio, en un terreno muy vertical, e impensable de que alguien pasase por allí, o sin mas hubiese paso. Yo unas cuantas veces me lo pregunté. Esta zona es conocida como el Gavitu.

El paso puede hacerse de dos maneras. La original que es por donde están los trapos y pasaban las cabras y Berbardo (los trapos los puso Bernardo para que al moverse al viento, las cabras no pasasen) consiste en una llambria de adherencia no muy dificil pero expuesta. Una caída te conduce de manera directa al rio cientos de metros mas abajo. Si tuviésemos que graduarlo en escalada, sería un IV o así... claro que sin pies de gato ni cuerda.
Otra opción, quizás la mas segura al menos desde el punto de vista mental, es escalar una especie de fisura ancha que hay a la derecha de unos 20 metros. Roca muy buena y fiable en un largo de IV grado que hace que tengas que ir muy tranquilo ya que aunque debajo no tengas cortado, el pié de vía es muy malo y escabroso. Gozándolo ya que no hay nada mas guapo que escalar sin nada sobre buena roca y buen canto, llegamos a la cima de una especie de hombro, donde parecían acabar las dificultades de la travesía.
 A partir del Gavitu lo mas importante es orientarse e ir encontrando lo pasos entre cortas trepadas y travesías delicadas hasta salir a terreno ya mas amplio y ver por fin la Cualadrona.
Ver la Cualadrona es signo de tranquilidad! aunque aún quedaba mucho camino por delante, quizás lo mas pesado y aburrido del día. Ahora nuestro siguiente objetivo era las armadas de Castiellu y Dureyu.
Tras una larga y no muy agradable caminata por terreno seguro pero no muy cómodo, poco a poco damos vista a Dureyu. Una fuerte bajada y casi sin darnos cuenta estamos en la bonita armadura de Castiellu. Estaría bien un día hablar a fondo de la Cualadrona, aunque para ello aun tengo pendiente alguna que otra conversación con la increíble Guillermina.
Antes de bajar a las armaduras, un vistazo al valle y como no, a los paredones de debajo de los Collaos.... impresionantes!! espero algún día poder pelearme con alguna vía en estas tapias, ya que al menos están al lado del coche.
Llegamos a la armadura de Castiellu, que viendo el terreno por donde nos movimos durante todo el día, te parecía ya algo sencillo aunque sin bajar la guardia. Tras esta, unas des trepadas y optamos por tirarnos pedreros abajo hacia Dureyu, y posteriormente ya en un cómodo paso a Poncebos.
Día inmejorable de sedo en sedo. Una de las rutas mas bellas que haya echo nunca, sin duda para repetir y filmarlo. Muchas gracias a mi compañero tanto por la sugerencia, como por la compañía ya que así da gusto salir al monte.

Nuestro siguiente objetivo, la Travesina de Bulnes al Murallón de Amuesa, que afortunadamente recorrimos este pasado miércoles en un dia muy caluroso y duro. Eso ya será otra historia.

2 comentarios:

  1. Muy buen relato Victor,y una preciosa actividad.

    ResponderEliminar
  2. Bonita ruta, Picos de Europa es impresionante. Ahí no os aburrís. Seguro que ya conoces la ferrata del Cares.

    Gracias.

    ResponderEliminar