viernes, 24 de junio de 2016

Canal de Cámara, Cuesta Duja, sedu Inabio y un montón de bellos rincones y sedos del Cares.


Volvemos al Cares y por fin, acabamos de documentar lo que podría ser la ruta mas salvaje, extrema y alucinante de la Cordillera Cantábrica en honor a la vida del pastor/as, comunicando Cain con Bulnes mediante sedos, pasos y armaduras alucinantes y prácticamente desconocidas.
Pese a que ya era terreno conocido, quedaba documentar con fotos actuales la primera parte de la ruta desde Cain hasta el Pandu Culiembru. Este recorrido es a día de hoy de los pocos que grupos de senderistas recorren fuera de las canales o caminos mas conocidos de la garganta del Cares. Prueba de ello es lo marcado y conservado que esta el camino, algo que facilita mucho mas cosas, tanto en el tiempo de realización como en la orientación. Tan solo quizás la entrada al sedo Inabio es lo menos claro debido a que el camino no está muy marcado.
En esta ocasión, no solo fuimos Eduardo y yo, sino que dos buenos amigos y compañeros como son Mikel y Diego, nos acompañaron en un día de mucho calor.
Salimos desde Poncebos en dirección Cain. En vez de comenzar la ruta del Cares, decidimos de nuevo acceder a la senda por el precioso sedo de la canal del Molino. Como en un post anterior relaté, este sedo es desconocido para muchos, y comunica la senda de abajo del Cares con a entrada a la canal del Saigu justo donde se encuentra la caseta del antiguo bar el "Espejismo".
Tanto Mikel como en especial Diego que es otro "loco" de la garma,  habían visitado el Cares en multitud de ocasiones, pero des conocían este camino, con lo que fue motivo añadido para ademas de que es mas bonito y cómodo que la propia senda hasta dicho punto, así podrían conocer otro rincón mas escondido del Cares.
Del sedo poco mas puedo contar, que es un sitio especial y alucinante. Aunque paso a paso el camino se ve claro, cuesta creer que por ahí hay un camino que tenga continuación. Como anécdota, nos encontramos con una pareja ya en el río que pretendía hacer la ruta del Cares y que sin duda, no tomaron bien el camino de inicio, ya que pensaban que la ruta del Cares empezaba por la senda de abajo. Menos mal que los tropezamos y advertimos, ya que iban derechos para el sedo y ahí si que hay que andar con cuidado.
Gozándolo como enanos, ascendimos bastante rápido por el sedo hasta llegar a la siempre impresionante cabaña de la canal del Molino.
Antes de subir a la senda, una mirada hacia la canal de Estorez y su paso del río mediante bloques gigantes que hace ya muchos años acabaron en el rio tras una bestial avalancha. Allí discurre parte del camino de Treslloru y el paso del "Gavitu", parte de esta ruta alucinante y que espero la gente se anime a hacerlo para que así poco a poco se conserve.
Llegamos a la senda y aquí si que hay poco que apuntar. Caminamos lo más rápido posible para evitar el calor en la parte mas alta y dura de nuestra ruta, pese a que comenzamos a caminar bastante tarde.
Aunque paramos a hacer fotos y ubicar lugares desde la senda, rápidamente llegamos a la entrada de la canal de Dobresengos. Pese a que la ruta que pretendo plantear comienza desde Cain mediante el sedo Mabro, decidimos ir directamente hacia Dobresengos ya que dicho camino ya lo recorrí varias veces, y así ganaríamos algo de tiempo.
A pocos metros recorridos de la canal de Dobresengos, pondremos rumbo hacia la canal de Cámara mediante un camino bastante marcado donde se aprecian algunas armaduras.
Poco a poco vamos subiendo y las vistas del Cares comienzan a ser completamente diferentes a lo que nos tiene acostumbrados.
Tras llegar a una especie de alto, podemos ver nuestro siguiente objetivo, la cueva de Cámara. A la cueva se accede de dos maneras diferentes. O bien continuando el camino original conocido como el "Puntedo" gracias a un paso tallado (recomendable si no se conoce), o bien por otro que asciende de manera mas vertical hacia la derecha y que pasa por un alto muy bonito y que merece la pena para hacer una buena foto del lugar. Sea cual sea la opción elegida acertaremos.
Nosotros elegimos subir hacia la derecha para que tanto Diego como Eduardo lo conociesen. Con Mikel ya había estado allí porteando petates para abrir una vía en una bonita aguja situada a la derecha de la cueva de Cámara.
Ya en la cueva de Cámara en la zona conocida como la traviesa de Cámara, iremos hacia la canal de tres cámara en una bajada un tanto incómoda por el terreno y la vegetación, conocida como la "Tarugada" en busca de un camino muy marcado que nos conduce al cruce de caminos del "Tranvia" que asciende desde el puente Bolín, con la continuación hacia cuesta Duja por el Robledal.
Una mirada atrás para ver la parte final de la ruta del Cares, y la salida del sedo Mabro hacia Dobresengos. De nuevo, merece mucho la pena conocer este sedo y para los que hagan habitualmente la senda del Cares, es una variante muy recomendable y diferente.
Ya en el camino marcado, ascendemos hasta llegar al "tranvía" donde a causa del calor, nos separaríamos en dos grupos. Mikel y Eduardo bajarían al puente Bolín, mientras que Diego y yo continuaríamos con el plan establecido dirección a Cuesta Duja, Canal de Ria, sedo Inabio y Pandu Culiembru.
Llegamos al cruce de caminos, y con un calor infernal nos despedimos para quedar de nuevo en Culiembru horas mas tarde. Diego y yo comenzamos a subir el Robledal y tras media hora de subida, comenzamos a sufrir los efectos del calor y las altas temperaturas. Casi como en busca de un oasis, ibamos encontrando Robles y sombras salvadoras ante el insoportable calor. Parecía mas un desierto que estar en nuestros Picos.
Metro a metro vamos ascendiendo como podemos hasta que llegamos a un impresionante camino tallado mediante el cual accederíamos al canto Recidroño.
Este impresionante y bonito camino, lo talló un tal Leoncio de Cain en los años 40.... poco mas tarde murió mientras trabajaba en la senda del Cares. Era amigo de mi abuelo Cirilo y sin duda, demostraban estar echos de otra pasta.
Ya en el Canto Recidroño, podemos ver el impresionante desplome que da comienzo o sirve de cabecera de la canal llamada son el mismo nombre de Recidroño, visible desde el Puente Bolín.
De nuevo las vistas de la senda son espectaculares y vertiginosas.
Continuamos la marcha de nuevo de sombra en sombra hasta llegar a lo que sin duda es un auténtico Oasis, Cuesta Duja. Impresionante cambio de paisaje, e impresionante zona de paso y bosque.
Ya en cuesta Duja, hacemos una parada como no en la zona conocida como la collada del descanso para disfrutar de las vistas y hacer mil fotos. Jultayu, Trea, Estremeru, Sollambriu y muchos rincones escondidos del Cares frente a nosotros. Allí se esconde otro camino histórico de acceso a Cain, como es la zona de Hierbas altas, Bersolina y Seu la Vara, sin duda para conocer.
Desde la collada del descanso, continuamos ya por terreno llano hacia otra collada, "El cuelebre". Collada muy bonita e idílica que da paso al descenso de un hayedo impresionante y para nosotros salvador por la sombra, La canal el Cuelebre.
La canal mas bien es un bosque y en un camino muy vertical y marcado, podemos disfrutar de la esencia de un bonito bosque y árboles preciosos. Insisto, este día fué un gran respiro y alivio debido a las altas temperaturas.
Nuestro siguiente objetivo era la canal de Ria y los Turoneros.
Llegamos a Ria y tocaba parada para comer. Allí el camino nos ofrecía dos opciones. Seguir por el camino marcado dirección a Piedra Bellida pasando por los Turoneros, o bien bajar un poco ya sin camino muy claro en busca de la horcada Ventaniella para entrar en la canal de la Raiz donde se encuentra la entrada al sedo Inabio.
Lógicamente, nuestro objetivo era el sedu Inabio y el Pandu Culiembru, con lo que tras comer pusimos rumbo a la horcada Ventaniella
Camino de la horcada Ventaniella, fue inevitable no mirar hacia atrás y ver el bonito descenso de la canal del Cuelebre y su precioso bosque.
Por supuesto, los ojos también se iban hacia la canal de Ria y mas arriba del Agua, sin dejar de dibujar lineas de escalada en las impresionantes paredes que rodean ambas canales.
Ya en la horcada Ventaniella, damos vista a la canal de la Raiz y su largo pedrero que tendriamos que descender hasta llegar a la entrada del sedo Inabio.
La entrada al sedo Inabio, esta marcada por unas armaduras de piedras bastante fáciles de ver. Una vez en el camino, ya no tiene pérdida hasta llegar al Pandu Culiembru.
De nuevo, la vista del Cares desde nuestro camino es impresionante y diferente.
Antes de pasar al Pandu Culiembru, volvemos a mirar atrás hacia la canal el Cuelebre y la horcada Ventaniella por la que hacia poco habíamos pasado.
Ya en el Pandu Culienbru y sufriendo los efectos de un calor insoportable, bajamos rápido al río Cares a refrescarnos y beber algo, ya que hacia rato nos habíamos quedado sin agua pese a que habíamos cargado con varios litros, pero este día el sol castigo y pasó factura.
Del rio Cares, ascendimos hacia Culiembru donde nos esperaban Miekl y Eduardo, para juntos recorrer de vuelta el Cares hasta Poncebos.
En breve pondré un post a cerca de la ruta completa y resumida desde Cain a Bulnes, como proyecto de encadenarla en una sola jornada. Sin duda el monte no deja de sorprendernos ni regalarnos lugares impresionantes escondidos a los ojos de miles y miles de senderistas y turistas que cada año recorren la garganta divina.
Ahora toca volver al Cares, pero con otro tipo de material e idea.... una gran pared nos espera!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario