lunes, 6 de junio de 2016

Separación Real, Fresnidiellu.


Volvemos a una de las grandes escuelas de escalada de la Cordillera Cantábrica, Fresnidiellu.

Tras unas semanas intensas de trabajo, al fin hay manera de desconectar y salir al monte de "otra manera". De nuevo sin poder disponer de un día entero de actividad, tocaba buscar una actividad rápida y no muy lejos del coche. Tras varios días dedicados a caminos de pastores y mucha deportiva, había ganas de hacer alguna tapia, o escalar metros y metros independientemente del grado ni el nombre de la vía.
La opción elegida como no fue Fresnidiellu. Su rápida aproximación, tanto en coche (para nosotros) como a pié... hace que siempre lo tengas en cuenta cuando no dispongas de mucho tiempo. La meteo sin embargo, sin ser muy mala era un tanto inestable, ya que a media tarde parecían aproximarse tormentas a Picos, como al final de nuestra jornada pudimos comprobar.
El compañero en esta ocasión fué Diego. Diego es un chaval de Cabrales con una enorme motivación y humildad, que comparte gustos también  por los sedos y caminos de pastores, además de la escalada. Hace tiempo habíamos hablado de intentar hacer algo juntos en el monte, y por fin la casualidad hizo que fuese posible, escalando lo que será seguro una de tantas vías que espero hacer cordada con el, ya que mola mucho compartir un día de monte con gente tan motivada y auténtica.
Personalmente, me daba un poco igual la ruta a escalar ya que en Fresnidiellu pocos misterios me quedan. Diego me comentó que tenía muchas ganas de intentar una vía, que quizás para ir de primero le quedase un poco "grande" por su exposición en ciertos tramos además de la dificultad del primer largo, como es la "Separación real". Coincidí con Diego varias veces entrenando en nuestra sala de escalada, con lo que ni dudé en decirle que haría la via mas que de sobra, o sin mas que solo tendría que preocuparse de disfrutarla, en esta ocasión y para poco a poco ganar experiencia y metros de tapia, de "segundo"
Salimos a pié después de comer, y en un cómodo paseo estábamos ya al pie de vía con bastante calor y humedad. La vía es sin duda una de las grandes clásicas de Fresnidiellu, tanto por su buena roca como por su belleza. La ruta tiene dos partes bien marcadas en cuanto a grado y exposición. Los dos primeros largos son los mas difíciles, pero sin embargo los mas seguros de proteger ya que cuentan con bastantes seguros. El resto de largos sin ser difíciles, hay que ir con la cabeza tranquila y con la idea clara de escalar con alejes. Si se va justo en el grado ojo!.
Como era de esperar, Diego se "paseó" por la vía, y sin mirar exactamente lo que tardamos subimos muy rápido, donde como siempre no faltó tiempo para fotos y muchas risas e imitaciones, menos mal que nadie nos escucha.... Una pena que como teníamos previsto, no pudiese venir Eduardo Diaz.
Llegando al largo final, comprobamos que la previsión de tormenta era cierta y puntual. Empezó a tronar y no mucho mas tarde a llover, con lo que en el último largo nos bajamos todo lo rápido que pudimos, aunque al final la mojadura no fue muy grande. Sin duda disfrutamos de un buen día de escalada, risas y amistad.....
En breves, espero no solo compartir cuerda en una tapia o sedo de pastores, sino portear algún petate por el Duje, que ya espera mucho tiempo al pié de lo que espero sea otro nuevo rutón!

1 comentario:

  1. Qué buena Jabalí!
    Yo también espero poder compartir mas días contigo por el monte, un placer aprender de un gran profesional y mejor persona!
    nos vemos por la garma! jeje

    ResponderEliminar