domingo, 26 de marzo de 2017

Ferrata Feliz Navidad K6 y Urquiza-Olmo K5.


De nuevo volvemos con las ferratas para despedir la semana en el Pirineo, fuimos a conocer dos de las ferratas mas clásicas del Montsec.

Las ferratas feliz navidad y  Urquiza - Olmo.


Para acceder ambas hay dos opciones, siempre tomando como punto de referencia el pueblo de Áger. Decir que están prácticamente juntas, a penas la separan 50 metros en su comienzo, y otros tantos en su final.

La primera es salir desde la ermita de la Pertusa, a la cual se accede desde Áger por CorÇá, tomando una pista asfaltada que nos encontraremos a la derecha con indicaciones claras de la ermita. Desde la ermita, saldremos a nuestra derecha por un camino evidente.

Cuando el mismo empieza a bajar de manera pronunciada, veremos un punto blanco y rojo en la pared para desviarnos a la derecha, también hay una placa metálica que pone "ferrata". Seguir este camino hasta entrar en el barranco donde veremos ya algún paso equipado de la Urquiza Olmo. Seguiremos el barranco superando tramos equipados fáciles hasta llegar al comienzo de la Urquiza - Olmo "2" y la Feliz Navidad, señalizadas con carteles metálicos. En total una hora y media aproximada.

Yo hice esta aproximación hace años, sin arnés ni nada, y es muy bonita.


La otra opción, es sin duda la mas corta y cómoda si solo queremos hacer las ferratas y no disfrutar de un largo paseo de inicio y final, o bien vamos con el tiempo justo.

Ésta parte del Castillo de Sant Llorenc, al cual se accede por una pista que debemos  coger en la subida de Áger al Montsec. En escasos 15 minutos a pié desde el Castillo estamos al pié de ambas ferratas. 

La referencia es muy clara, ir en dirección a la cabecera del barranco, muy visible desde el Castillo.


Ese día no madrugamos mucho. Comenzamos con la "mítica" y temida "feliz navidad" cotada de k6 en lo que a las dificultades de las ferratas se refiere.

Para mi la ferrata tiene tres partes bien claras. La entrada, con paso de fuerza donde los primeros 5 movimientos los haces sin asegurarte ya que aún anclado si te caes vas al suelo. Tras esta entrada tiene una sección de pasos muy guapos sobre clavijas donde sin duda hay que tener resistencia y estar de escalar. La línea de vida molesta algo ya que tira muy a la derecha, pero si te caes pues te evita "comerte" los hierros.


Si estas de escalar, pues se hace bien. Ya se sabe, no es lo mismo coger cantos de roca que hierros. Aún así se necesita fuerza explosiva y resistencia. Muy guapa!


Tras la entrada, hay un tramo mas relajado y sencillo, muy disfrutón! con diferentes agarres. Esto sería la segunda parte de la ferrata, que te deja descansar.


Llegamos a los famosos péndulos o cadenas, que sin duda parecen asustar mas por la fama que por lo que son. Digo fama porqué siempre escuche hablar de ellos, y para mi sería la tercera parte de la ferrata.

Pues eso, que sin mas.... o los haces en péndulos o bien puedes ir por la roca. Para mi lo mas bonito fue el tramo de acceso a ellos, y la salida, muy bonita con algún agarre natural.


Tras los péndulos, hay un corto desplome que tira para atrás mas de lo que parece, pero hay buenos peldaños. Decir que los peldaños son tan anchos que no entra un mosquetón. Nosotros no nos colgamos de ellos pero si alguien lo necesita, pues una cinta viene genial, o un mosquetón de gran apertura.


Sin duda la salida es muy guapa, y puede pasar factura al que vaya con las fuerza  justa.


El último muro tras el desplome, es una corta placa con unos apoyos de pies muy "raros" y peculiares y donde hay que usar la roca. Muy guapo También!


Estamos en la "cima"!!

Enhorabuena a Ana! que en muy poco tiempo, está escalando vías largas y disfrutando de ya su segundo k6, sin problema alguno y a penas descanso.

Como "buen" guía, la cuerda que no falte! en el caso de Ana para "por si acaso" ya que no la necesitó. Por otro lado, confirmo claramente que la ferrata que he equipado en Asturias, es claramente una vuelta mas que la Feliz Navidad en lo que es su encadenamiento en libre se refiere claro. Ya que la de Asturias tiene chapas para asegurarse con cuerda y fraccionamientos en los tramos duros mas cercanos, con lo que es menos peligrosa sin duda, pero técnicamente mucho mas difícil.


Ya que tardamos muy poco en hacer la "feliz navidad" tampoco es que sea muy larga, decidimos bajar de nuevo al barranco para hacer su vecina, la ferrata Urquiza - Olmo.

De bajada, en escasos 15 minutos, nos tropezamos a un grupo de montañeros mayores muy majos. Como presta encontrar tanto gente de esa edad como gente tan maja! un rato de charla (prisa ninguna) y vuelta a coger hierros.


Llegamos al comienzo de la Urquiza - Olmo, algo mas fácil que la anterior, y nos encontramos a dos chicos que no sabían cual hacer, ya que a penas habían hecho ferratas y prácticamente estrenaban material.

Tras hablar con ellos y contarles un poco lo que había, decidieron ir a la misma que nosotros. Les cedimos el paso, ya que yo entre fotos y disfrutar, pues no me gusta correr ni ir estresado. Estamos de vacaciones con lo que el tiempo es oro! pero no por prisa, sino por aprovecharlo y disfrutarlo.

Insisto, es una suerte que mi pareja quiera hacer este tipo de cosas... yo mas que encantado!


La Urquiza - Olmo es mucho mas sencilla que su vecina, la "Feliz Navidad". Comienza con un tramo de cadenas donde como no, se necesita fuerza ese a que no es difícil. Eso si, los pies en la roca, algo lavada ya.


Tras la cadena, una bonita travesía con apoyos de pies en la roca o pequeñas clavijas. Este tramo nos gustó mucho a ambos.


Tras la travesía, una salida vertical muy muy elegante y guapa! hasta que de repente ocurre el susto del día, y lo que nunca quieres que pase.


Uno de los "escaladores" que habíamos dejado pasar, se cae justo antes de pasar un fraccionamiento. Nosotros claro que no lo vimos, pero lo sentimos. Cayó unos 5 metros y menos mal que esa mañana compraron un disipador, ya que su intención inicial era ir sin el, sólo con un cabo de anclaje normal.

Así que nada, tocó rescate y susto. Tras acceder a ellos tanto Ana como yo, vimos el percal. Lógicamente estaban asustados y no era para menos, pese a que no sabían mucho de factores de caía y demás, con lo que realmente no eran conscientes de la gravedad.


La verdad que los chicos eran muy majos, pero sin experiencia tras contarnos un poco sus andanzas. Lógicamente solo traían lo justo, y menos mal!.

Les descolgamos con nuestra cuerda hasta el suelo. Primero al que estaba ileso, y luego al caído tras hacerle un contrapeso y liberarlo de su disipador, completamente roto. La caída fue en la salida del último desplome.


Por desgracia, ellos habían subido caminando desde la Ermita de la Pertusa, con lo que tenían dos horas de bajada a pié claro que para el herido era inviable viendo su tobillo.

Ya que nosotros teníamos el coche arriba, decidimos acabar la ferrata, bajar a buscarles y llevarlos al coche. Así fue....


Ya en el coche y la verdad que era nuestra intención (y si no pues también), ya que quería que Ana conociese la Pertusa, los llevamos a la Pertusa en coche y así podría ir directamente al médico. Ya en el coche y de manera humilde, tampoco les quedaba otra... nos contaron un poco sus andanzas.

Las ferratas son mas peligrosas de lo que creemos. Están de moda, y eso es un problema como pasa en todas las modas. Hay que ir con gente que sepa, o bien formarse un poco. No todo es gastar dinero en ropa o material, antes es mejor gastarlo en saber a donde me voy a meter, ver si puedo o no, y aprender las cosas mínimas para hacerlo de manera segura. 

Esta es claro mi opinión pese a que todos hemos hecho alguna vez tonterías en el monte


En la Pertusa nos despedimos. Insisto eran muy majos y al menos esperamos que hayan aprendido de la experiencia, ya que de las cosas malas o errores, se aprende as que de las buenas o aciertos.

Disfrutamos de un brutal atardecer, donde como siempre lo mejor, fue la compañía!

No hay comentarios:

Publicar un comentario