jueves, 9 de marzo de 2017

Juracau la Rasa, un mundo escondido entre la canal de Estorez y la del Sabugo

Ya poco se puede esperar de este "invierno" ta seco y aburrido. Tras de nuevo buscar y buscar escaladas en la nieve donde uno pueda trabajar algo o sin mas, pueda compartir cuerda con amigos, volvemos a los gatos, la cuerda, y de vez en cuando, a buscar caminos "olvidados" en el Cares.
Hace tiempo escuché algo a cerca de un juracau o "pasada" entre la canal de Sabugo y Estorez. Una especie de canal escondida, donde no he podido encontrar nada de información en internet, una vez mas nos equivocamos pensando que todo lo que existe, está en internet.

En la última visita a la huerta Ancuevas y salida por el sedo Caraballales en dirección al cueto Palombo, vi de nuevo ese gran juracao y parte del posible recorrido. En esa ocasión iba con Andrés y mi sobrino Alejandro. Lo pude fotografiar de cerca, y sin duda, parecía que había paso y el terreno no se veía demasiado peligroso, claro está hay que verse allí.
Nada mas volver, se lo comento a Eduardo y Diego. Éste último fue uno de los que en su día nos comentó a Eduardo y a mi de la existencia de éste gran juracu, gracias a su compañero (pastor), familia del gran Bernardo y con el que Diego solía salir al monte.

Teníamos claro que en nuestra próxima salida a este tipo de actividades, iríamos en busca del juracu. Decir que un día en la senda del Cares, creo recordar ocurrió el día que fuímos al Cellosu y Traviesas de Lechadorio, nos tropezamos a Tino el de Culiembru. Tino nos comentó algo de ese juracu y canal, que lógicamente había recorrido mas de una vez con Bernardo Mier. Ese día no nos comento nada de dificultades, con lo que era la única información que teníamos, además de la confirmación de que había paso no muy difícil.
Llega el día. Cansado de haber estado unos días escalando, decido llamar a Eduardo y Diego para "estirar" algo las piernas por el monte. Eduardo no puede pero Diego si, así que al ataque y volveremos seguramente con Eduardo y algún compañero mas, a que conozcan esta joya escondida.

Sin madrugar mucho, salimos de Arenas hacia Poncebos y de camino nos encontramos a Tino. Paramos un buen rato a charlar con el, y de paso pedirle de nuevo información a cerca del recorrido que queríamos conocer.

Es una pasada escuchar a esta gente contarte sus aventuras por allí, esto tendríamos que hacerlo todos mas a menudo, y así podríamos hablar con propiedad de las cosas. De todo lo que nos cuenta Tino, nos quedamos con su visión a cerca de la canal, que sin tener ninguna zona difícil o peligrosa, nos dice que es una canal "caracol".... vamos lo que nos quiere decir es, que hay que buscarle la vuelta y dar varios giros entre huertas, espolones y canales, pero que seguro encontrábamos restos de camino de cabras, que nos ayudarían a guiarnos. Nos despedimos de Tino y rumbo a Poncebos.
En Poncebos, nuestro primer objetivo sería la base de la canal de Estorez. Salimos por la senda de abajo para ir hacia el sedo de la canal del Molín. Una vez en la canal del Molín, bajaríamos al río Cares para cruzar el río en la zona conocida como las "Reondas de Estorez".

Las "Reondas de Estorez" es un gran caos de grandes bloques sobre el río Cares, donde es posible cruzarlo de piedra en piedra sin mojarse. Si el caudal es alto mucho cuidado si uno se cae al agua, ya que esta lleno de sifones. Para nada es difícil.

Allá por el 1918 cayó una descomunal nevada en los Picos. Esta nevada atrapó a mas de 400 obreros en Caín mientras construían el canal entre Caín y Camarmeña. Sin a penas víveres, tuvieron que ir hacia los Collaos donde en barracones, había almacenados alimentos y todo tipo de víveres. En aquel entonces el camino entre Caín y Poncebos era muy largo y peligroso, no como hoy en día con la senda actual. Llegando a los Collaos ya casi de noche, se produjo el que quizás sea el mayor alud que se recuerde en la historia de los Picos de Europa. Toneladas de piedras, árboles y nieve caen desde la cabecera de la canal de Estorez hasta el río Cares, dificultándoles el paso. Tras una lucha que no nos podemos imaginar, lograron llegar a los Collados y abastecerse.

Ese gran alud, formó lo que hoy en día conocemos como las "Reondas de Estorez", que sin duda ha dejado un cruce natural del río Cares, que pastores han aprovechado para poder pasar de una vertiente a otra de manera mas rápida y sin mojarse, siempre teniendo en cuenta la localización de su ganado.
Cruzamos el Cares y comenzamos a ascender la canal de Estorez, hasta encontrar a nuestra derecha una especie de entrada hacia un mundo de canales y huertas. Esta zona se conoce como el Recuencu.
Pese a que pensábamos que la entrada estaba mas abajo, hay que subir unos cuantos metros. Las vistas de el Paré el Molín y Cuarmada son espectaculares, al igual que la desembocadura de la canal del Saigu al Cares. Sin duda una perspectiva del Cares que merece la pena conocer.
Ya metidos en terreno desconocido, avanzamos en lo que según Guillermina la de Bulnes me contó días después, es conocido como la "cuesta la Rasa". Guillermina me contó que aquí paso ella mucho tiempo a las cabras, espero volver para que me cuente mas cosas, que muyer!! casi 100 años y recuerda las cosas como si fuesen ayer. Otro ejemplo vivo mas, de lo dura que fue esa vida.
Avanzamos en un caos de canales, huertas y espolones que nos cortan el paso. Alternamos zonas de subida, con pequeñas bajadas y cortas trepadas para pasar de una canal a otra. Estamos en una gran canal formada por pequeñas canales, al menos esa es nuestra percepción allí. Durante varias horas, no sabes donde estas.....
Sin encontrar rastro alguno de armaduras y guiamos con perdón, por las cagadas de las cabras, vamos poco a poco avanzando por una zona, que según Guillermina había armaduras, conocida como no como las "Armaduras del recuencu".
Las vistas son brutales. La temperatura era perfecta pese a que encontramos el terreno mojado y en sombra claro.
Avanzada ya la canal y sin realmente saber donde estamos, encontramos varios tramos verticales de hierba. No son difíciles pero claro no te puedes caer. Lo peor es que el terreno estaba húmedo y la hierba se "destapinaba".
El paso mas complicado que nos encontramos, fue una especie de llambria lisa que parecía ser el desague principal de la canal. Vemos restos de huellas o mejor dicho hierba "destapinada". Lo superamos con mucho tiento y estamos ya en terreno sencillo y casi al pié del gran "juracu".
En este tipo de terreno, todo engaña. Parecía que estábamos al lado ya del "juracu", pero sin embargo avanzamos por una interminable canal de hierba bastante "empinada" que no parecía tener fin. 
Vemos por fin el "jurcacu" la Rasa  y su posible entrada. Pese a que hay dos formas de acceder a el, nos dimos cuenta de que no es necesario pasar por el para continuar nuestro camino hacia la canal de Sabugo. Por la parte derecha hay paso no muy difícil y parece ser el paso mas utilizado, pese a que por el "juracu" encontramos también restos de paso.
Ni Diego ni yo elegimos el mejor camino para subir al "juracu". Quizás nos pudieron las ganas y el ansia, y decidimos subir por una especie de contra fuerte de hierba y roca bastante vertical. Vamos, que a lo tonto acabamos trepando entre hierba y roca innecesariamente, y donde  la puedes liar.... pero esto ye así.
Estamos en el "jurcau la Rasa", y como no a fotografiarlo y comer!
No teníamos la mejor luz, trípode ni comodidad para hacer fotos, esto es así. Sin embargo teníamos lo mas importante, un encuadre único para el cual, hay que subir allí y encontrarlo.
No solo la panorámica del "juracu la Rasa" era espectacular. La vista de las majadas de Ostón y Llué no tenía precio.
Abandonamos el juracu, y ya por terreno mas sencillo y muy pisado vemos claramente la entrada hacia la canal de Sabugo.
Ya en Sabugo, nos quedaban unos metros de subida hasta coronar y poner rumbo hacia Amuesa.
Que invierno seco.... da pena ver los picos así en las fechas que estamos, pero ye lo que hay!. Con mas nieve, estaríamos escalando o esquiando, y no con tiempo para recorrer estos caminos. Es lo bueno de vivir donde vivimos, que hay donde elegir, y donde poder "explorar".
Las vistas desde Amuesa como siempre, mágicas!
Bajada a Bulnes por la canal de Amuesa, poco que contar....
Ya en Bulnes, visita al matrimonio mas célebre de los Picos, Rosa y Hortensio.
Casi una hora de charla. En esta casa nación mi bisabuela "Virginia" hermana del gran Víctor Martínez. Ella también fue grande y no escalaba, fue pastora. De  nuevo, invito a todo aquel que cuestione la vida del pastor, su amor por el medio y los animales, a visitar entre otros a este matrimonio. Seguramente si vamos con la mente abierta y predispuestos, nos cambie radicalmente nuestra opinión a cerca de la figura del pastor, en tan solo unos minutos de charla.

Sin duda son auténticos!!

4 comentarios:

  1. Que buena Compañeru !!!! Menuda sorpresa conocer otro pasu mas entre canales y además con un encanto fotografico tan grande. La foto hacia Monte Llue y el Puertu de Ostón preciosa, Yes mundial Victor !!! A seguir conociendo el Cares y compartiendolo a los demás. Un abrazu fiera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias compañeru!!! la verdad que fue una gran sorpresa encontrar esta canal y camino. Sin duda uno de los mas escondidos de la garganta, y menos conocidos. Estoy convencido que en el cares aún quedan muchos rincones y cosas por conocer, entre todos poco a poco las descubriremos!!! un abrazu y te espero en las jornadas de montaña de Cangas, el proximo 22 de marzo ;)

      Eliminar
  2. Soy un enamorau de Picos pero me apasiona especialmente la garganta del cares y sus canales , Enhorabuena por tu interes en recuperacion de caminos y sobretodo por rememorar la historia de nuestros aborígenes de Picos , lamentablemente olvidados y para los que cada jornada de pastoreo era una hazaña atlética , cada vez que recorro sus canales no puedo evitar que mi imaginación vuele pensando en ellos,gracias , un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Samuel!!

      La verdad que entre todos poco a poco vamos rescatando historias y lugares, que como bien dices se pierden y poca gente muestra interés por ello. En Asturias y alrededores, por suerte hay montañeros muy motivados con esto y que van haciendo cosas. Entre todos poco a poco vamos recuperando y documentando de alguna manera todo esto. Un saludo y gracias a ti por participar en el blog!!!

      Eliminar