jueves, 26 de octubre de 2017

Del sedo de la "Cueva la Raya" al "Llambrial de la estaca"


Probablemente será el último "post" y actividad en los Picos antes de partir hacia Bolivia en busca de nuevas experiencias y exploraciones. Que ganas!!

Es curioso como a veces nos motiva mas salir fuera a explorar cuando al lado de casa tenemos un mundo aún por descubrir. Mundo que nos sigue regalando lugares e historias alucinantes. En esta ocasión y de nuevo con Alberto Tapia, hemos disfrutado de una muy productiva salida al Cares "descubriendo" a título personal un sedo y camino indescriptible (bueno, al final siempre digo lo mismo sea el sedo que sea... jeje!) y para Alberto, un mundo de nuevos retos y experiencias.


Semanas atrás, Alberto me guió por varios sedos, canales y caminos en torno al Junjumia. Como bien apunté en el "post" que relaté a cerca de ese día, tuve la suerte de poder conocer en un día cosas que sin la ayuda y conocimiento de alguien como el, tardaría meses o quizás, nunca podría descubrir.

En esta ocasión, me tocaba a mi enseñarle algo en el Cares para seguir intercambiando conocimientos y lugares, sobre todo cuando vas acabando los "deberes" de la zona que sueles visitar y te apetece conocer otros desfiladeros siempre en torno al mismo tema o motivo, los caminos y vida del pastor.


La verdad que fue muy complicado que ruta elegir. He recorrido ya muchos caminos en el Cares y todos son preciosos y dignos a conocer. Estuve días pensando y cada día se me ocurría un plan diferente. Alberto tiene mucho nivel y está sobradamente capacitado para recorrer cualquiera de los caminos que he visitado en el Cares, con lo que al menos me daba el margen de acertar, independientemente del itinerario que eligiese.

Semanas atrás estuve en la canal del la Raya, donde por equivocación me aventuré en un llambrial donde estuve a punto de cruzar la delgada línea que a veces tenemos muy cerca pero no queremos ser conscientes de ello, o sin mas no la vemos cegados por una motivación y diría pasión por este tipo de aventuras, muy lejanas a las convencionales.


Le propuse a Alberto ir a conocer el sedo de la "Cueva la Raya", claro el auténtico que el otro día "no ví"...

Si todo salía bien, tras el sedo iríamos hacia una de las joyas del Cares, la "Huerta Ancuevas" tras curzar otro bonito y entretenido sedo, el sedo "Caraballales". Tras la "Huerta Ancuevas" subiríamos hacia "Ancuevas" para bajar por otro camino diferente al "habitual" hacia la Canal de las Avareras pasando por un espectacular muro de contención o escollera, para que Alberto lo conociese, ya que sin duda forma parte del patrimonio histórico de ésta "obra de Titanes".

Tras llegar a la canal de las Avareras, accederíamos a la canal del Saigu por la armadura "el Segregal". Ya en la canal del Saigu, ascenderíamos hacia el "Llambrial de la estaca" para recorrerlo y salir así a las "Envernadas". Allí en función del tiempo y ganas, bajaríamos al Cares por los "Arandanales" o bien por el "Cuetu Corral", y ya en el Cares hacia Poncebos.

Planazo! Solo quedaba disfrutarlo e ir poco a poco cumpliendo objetivos sin estrés o presión alguna.


Salimos de Poncebos por la senda de abajo hasta la "canal del escaleru". Ya que hace meses Alberto había conocido conmigo el sedo de la "Canal del Molín" decidí acceder a la canal de la Raya por el antiguo camino de la "Electra" donde a penas hemos pisado la senda 20 metros desde nuestro punto. ¿Difícil de creer verdad? pues es posible y bien bonito.

En la "canal del Escaleru" y justo donde empieza el "Escaleru" que sube a los "Collaos" sale el "camino" antiguo de la "Electra" aguas arriba y siempre unos 80 metros mas bajo que la senda, hasta enlazar con ella metros antes de la "caseta" del Saigu.

En ese punto, cruzamos la senda para continuar por el camino ahora por encima de ella, cruzando la canal del Saigu, Avareras y llegar así a la Viña. Camino sencillo y precioso con muros y armaduras muy bonitas. Increíble pensar que desde el coche hasta prácticamente la entrada a la canal de la Raya, a penas habíamos caminado 20 metros por la senda del Cares.


Estamos en la Canal de la Raya y con la entrada del sedo bien clara en mi cabeza, ascendemos con una temperatura muy agradable, ya que empezamos a caminar a eso de las 8:30 h.

Justo donde el camino "normal" de la canal de la Raya gira hacia la izquierda para abandonarla, vemos a la derecha un fresno junto a una gran pared marrón, "El paré de la Raya". Unos metros mas arriba y donde se corta la gran pared, aparece una pequeña y estrecha canal de roca y hierba, la entrada al sedo de la "cueva la Raya".


Como bien me repitió Alberto unas cuantas veces, sobre todo tras enseñarle por donde había subido la vez anterior, no se en que momento de "locura transitoria", despiste o sin mas que iba "cegado" con otra línea de subida, no vi esta entrada tan evidente y aparentemente fácil.

Realmente y como le dije a Alberto ya que así lo reseñé el alguna foto, si la había visto pero me llamó mucho mas la atención por la que subí.

Una de las referencias claves para encontrar el sedo además del fresno y el "paré la raya" eran dos cuevas. El llambrial por el que subí las tenía muy visibles y había cabras y pisadas, algo que me guió hacía lo "imposible" que por suerte, pude contar.


Estamos en la entrada del sedo de la "Cueva la raya" y tanto la descripción de Juan Mier como la de Tino el de Culiembru empieza a cuadrar al 100%.

La entrada es una trepada vertical, no muy difícil y realmente preciosa.


Tras la primera trepada encontramos una primera cueva donde se ve claramente que se refugian las cabras. En principio esta cueva no es la que recibe el nombre de la "Cueva la raya" o eso creo tras las indicaciones de Tino, aunque con el despiste que traía ese día tendré que volver a preguntarle.


Tras la cueva, seguimos por sencillas trepadas donde encontramos varias armaduras de piedra que Tino construyó. Que fenómeno y cuanto trabayó ésta gente!

¿Llegará el día que el ayuntamiento local valore o reconozca ésto como se merece? Me reservaré mi opinión... pero el concejo tiene el nombre que tiene gracias al trabajo de esta gente!


Seguimos subiendo y flipando con el camino que estamos encontrando. Como presta encontrar caminos pisados y armados que surgen de la nada...


Poco a poco vamos ganando altura, y el objetivo era encontrar un pequeño collado al lado de una especie de aguja muy característica. Al otro lado se supone está el sedo "Caraballales" y por encima el Cueto Palombo y la parte final de la travesía del Guciao, terreno mas que conocido.


Ultimo tramo vertical y llegamos a un gran paré donde encontramos armaduras de piedra y cercados para el ganado. ¿Será esta la "Cueva la raya"?. Como de nuevo repite Alberto, Tino es un fenómeno y cuanto trabayó!.. yo le dije... cuando conozcas zonas como el "Celloso" el "Llambrio" o "Lechadorio" te quedarás ya sin adjetivos.

A la derecha del Paré o Cueva, vemos el collado y aguja característica, pero ¿Como llegar a el?


Aquí viene el regalo del día!...


Apreciamos una especie de vira o estrecha terraza que como si se hubiese fabricado a capricho, comunica el paré con el Collado. Yo pensaba... no puede ser! nada mas verla claro de frente y aún algo lejos.


Se acerca primero Alberto y alucina, como aluciné yo después...


ya no encuentro palabras o adjetivos para describir un paso como este o sin mas, transmitir que se siente cuando lo encuentras. Quizás suene a "friky" o sin mas lo soy... 


Como parecía de lejos, se trata de una muy estrecha terraza donde Tino puso desde armaduras de palos hasta piedras, recordándome mucho a las construcciones "Bereberes". Sin esas armaduras se podría pasar pero sin duda casi escalando y con una caída ya importante como para "fastidiarte" el día.

Caprichos de la naturaleza y mucho "Ojo" de Tino, ésta traviesa es el único nexo con el Collado y aguja tan característica.


Desde el Collado tenemos unas vistas increíbles de Ostón y mas arriba y a la izquierda Cabeza Llambria y el "Jorcau L´Olisu".

Una parada a beber y seguimos en busca del sedo "Caraballales".


Estamos en el sedo "Caraballaes" y al fondo y mas bajo podemos ver la "Huerta Ancuevas". He recorrido este sedo creo que unas cinco veces ya pero siempre en dirección opuesta, con lo que esperaba dar bien con el, ya que sin ser difícil te "hace" dar unas cuantas vueltas.

Por otro lado, no es lo mismo subir que bajar... y en este tipo de terrenos se nota.


Siguiendo marcas de pisadas, cagadas de cabras y recuerdos de puntos característicos, vamos descendiendo el sedo sin problemas, y disfrutándolo.


Alberto a cada paso que daba lo iba flipando mas... presta salir al monte con gente así, ya que valora este tipo de caminos e historias como se merecen.


Estamos en la "Huerta Ancuevas" y por fin le puedo enseñar a Alberto un lugar o para mi una de las joyas, que esconde el Cares. No se cuantas veces le hablé de éste sitio... pero por fin estábamos aquí.


Fotos de rigor.... y le enseño algún que otro misterio que queda por "resolver" de este lugar tan particular. Creo que tenemos que llamar al Iker Jiménez jeje!!




Abandonamos la "Huerta Ancuevas" para subir a la zona conocida como Ancuevas.


De nuevo estaba haciendo la ruta en sentido inverso a como la había hecho hasta ahora, algo que me hizo despistarme un poco a la hora de encontrar la que en este sentido es, una bonita trepada por un sedo de roca donde podemos ver pequeñas armaduras.


Tras encontrar el camino correcto, estamos cerca de Ancuevas y las vistas del Cares son brutales. Ancuevas es sin duda uno de los miradores mas bonitos del Cares, si queremos ver el desfiladero como tal.


Hacia el otro lado (Poncebos) aparece uno de nuestros siguientes objetivos. La canal del Saigu y el "Llambrial de la estaca" que casi podemos ver con totalidad su recorrido final, ya que su entrada aún está oculta por las paredes de la propia canal y las de la canal de las Avareras.


Seguimos con el plan inicial. Ir poco a poco cumpliendo objetivos sin presión ni prisa alguna.

Bajamos de Ancuevas por otro camino que en su día sin duda se tubo que transitar mucho, ya que se conserva en muchos puntos muy bien su "huella" y llegamos al impresionante muro de contención o escollera.

Increíble pesar como pudieron hacer todo eso a mano! Increíble también ponerse en el lugar de la historia de esta "obra de titanes" para intentar sentir la importancia del porqué construir ésto cientos de metros mas arriba de la senda del Cares. El motivo pues, proteger el canal y senda de un gran Argayo.


De la escollera bajamos a la Canal de las Avareras para cruzar a la del Saigu por la armadura "El segregal". Es un paso corto y mas alto que el antiguo camino de la "electra".

Su principal atractivo es ver la armadura y bueno... que es un sedo corto pero muy guapo.


Estamos en la canal del Saigu y el calor empieza a hacer acto de presencia, sin duda atípico para éstas fechas pero algo que ya no es nada nuevo teniendo en cuenta el "tiempo loco" que estamos teniendo cada año.


Ascendemos la canal refugiándonos todo lo que podemos en la sombra, que cada vez era mas difícil de conseguir.

El objetivo ahora es alcanzar una aguja muy característica en el lado izquierdo orográfico de la canal (derecho según subimos) y que está situada mas o menos a una cota de 900 mts.


Alcanzamos la pequeña aguja y las vistas de la parte superior de la canal del Saigu son espectaculares. Desde la canal de Llamero hasta la de Fuentes de Rama,


Llegamos a la aguja o mejor dicho a un pequeño collado que la separa de la peña. Aquí empieza el recorrido del "Llambrial de la estaca" donde tendremos un sedo con cables y hierros que sin duda decidirá mentalmente si estamos o no preparados para hacer este recorrido.


Pasaje con mucho ambiente y caída donde sin duda no puedes fallar. La hierba estaba muy seca y la verdad resbalaba mucho. Además y respecto a la última vez que hice este camino, había mas hierba y dificultaba ver los cantos de roca, con lo que tenías que ir con mucho mas tiento.

Para mi moralmente fue una parte sencilla, ya que la primera vez que recorrí este camino fue con Eduardo Díaz cuando no podía caminar sin bastones ya que estaba totalmente cojo y tan sólo podía salir al monte con bota dura de alpinismo.


Tras el primer sedo delicado llegamos a una zona amplia y llana. Justo allí empieza lo que se conoce como el "Llambrial de la estaca". Llambria de roca y hierba muy bonita y si se va con cabeza y tranquilo, no es difícil. Eso si no te puedes caer ya que bajo los pies y aunque no lo parezca, hay muchos metros de caída.


En el final del llambrial hay unos cables y en teoría estaba la estaca. En mi primera incursión aquí vi la estaca y estaba totalmente suelta. En esta ocasión no la vimos, no se si por la hierba que estaba alta, o sin mas porque haya caído o desaparecido.


Alberto se lo pasó como un "enano" y como le dije hace mucho tiempo, el primer camino que tienes que hacer en el Cares es éste, el "Llambrial de la estaca".


Tras el Llambrial encontramos una cueva muy característica y cerca de ella Cabras!


Otra de las gratas sorpresas de día fue encontrar un vaso de cristal gordo roto, en una especie de "púlpito" fabricado para aprovechar el goteo del techo.. flipamos! otra prueba mas de que aquí hubo vida y actividad humana.

Otro pequeño resto para el patrimonio.


Nuestro siguiente objetivo ahora es acceder al "Llambrial del Gargoriu". Para ello tenemos que subir una canal empinada de hierba, unas sencillas trepadas y llegamos a una amplia zona llana colgada, con el "LLambrial del Gargorio" en algún punto debajo de nosotros.


El día que estuve con Eduardo no tengo claro que bajásemos por la zona mas sencilla, o sin mas menos difícil. Como leí en algún "post" que encontré en internet a cerca de este recorrido, J. W encontró un cable aquí.

Encontrando pequeños restos de huella o camino, fuimos destrepando sin problemas.


Primero se de trepa una Llambria corta y fácil. Tras ésta tenemos otra algo mas larga y difícil.

Superado el "Llambrial del Gargoriu" estamos en terreno franco y sin pérdida alguna tenemos que encontrar una especie de espolón rocoso que nos conducirá a la zona conocida como "Torayas".


El espolón es una pasada. Cientos de metros de muy buena roca alternando trepadas con zonas de camino bastante marcado en muchos puntos.


Los últimos metros antes de llegar a "Torayas" son una pasada. Una vista úncia del cares con un ambiente espectacular.


Estamos en "Torayas" y al fondo tenemos otro de los pasos increíbles y bonitos de Cares, el "Galastrón".


Una parada en la cueva que hay bajo el "Galastron" ya que al menos a mi el calor me estaba castigando demasiado y a penas nos quedaba agua. Increíble éstas temperaturas en la fecha en la que estamos..


Tras superar el "Galastron" teníamos que decir por donde bajar. No tanto por el cansancio pero si por los problemas del calor y sobre todo el agua, decidimos bajar hacia el "Cuetu Corral" y de ahí a los Collaos.


De camino pasamos por otra de esas zonas aisladas del Cares donde hubo mucha vida, las "Envernadas", lugar que sin duda tenía ganas de enseñar a Alberto.





Las vistas pues que decir.....

La bajada la hicimos bastante rápido, principalmente porque tras muchas horas y desnivel acumulado, por fin estábamos en un camino limpio y continuo... vamos que parecía una autopista... ya el Cares ni decir.

Estupenda jornada con un gran amigo y compañero, difícil pedir mas! 

A la vuelta del viaje continuaremos dedicando días a estas actividades y como siempre digo, esperemos vengan mas!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario